“Mamá mató a papá”: el desgarrador llamado tras asesinato de 185 puñaladas


Paula Milagros Nairetti, hija del hombre que fue ultimado a puntazos por su esposa en José C. Paz, fue quien avisó a su tía del crimen perpetrado por su propia progenitora.

María, una de las hermanas de Paola Córdoba, la mujer detenida por matar a su esposo de 185 puñaladas en José C. Paz, contó que su sobrina de 18 años, también apresada por el caso, fue quien en las horas previas al homicidio le envió una serie de mensajes advirtiéndole que su papá estaba violento y a la mañana siguiente llamó para decirle: “Mamá mató a papá”.

La mujer contó el intercambio de mensajes de Whatsapp y de llamadas que tuvo con Paula Milagros Nairetti entre la noche del viernes y la mañana del sábado pasado por la situación de violencia que se vivía en su casa. “Milagros ese día me manda mensajes. Era el Día de la Mujer y lo hizo a escondidas de su papá que no sabía que tenía mi número”, relató María, quien explicó que los primeros textos los recibió alrededor de las 21 del viernes, pero recién los vio a la medianoche.

Según su relato, su sobrina le escribió: “Tía, perdoná que te escribo, no hablo mucho con vos pero te quiero contar que papá y mamá están peleando. Tengo miedo, papá está re sacado. Le quiso pegar a mamá delante mío y de G…”, en referencia a una hermana de 13 años, cuya identidad se preserva.

“Ahí le mandé mensajes y le digo ‘perdón que no te atendí antes, recién prendo el celular, ¿cómo estás?’ y me dice ‘tía, tengo miedo’. Le dije ‘quedate tranquila, todo va a pasar’ y ella me dijo ‘sí, pero papá está re sacado, grita'”, relató. María recordó que en ese momento le preguntó por sus “hermanitos” y que Milagros -su sobrina-, le dijo que estaban durmiendo pero que su papá, Alberto Elvio Naiaretti“se dormía, se despertaba y seguía peleándola a la mamá”.

La mujer aclaró que ella y el resto de la familia no podían ir a la casa de su hermana Paola porque Naiaretti los “amenazó siempre“, por lo que le tenían “miedo” y creían que si iban podían “complicar” la situación de su hermana y sus sobrinos. Por ello, le dijo a su sobrina que “cualquier cosa llame de nuevo” y al otro día, es decir el sábado, “a las 6.40” le sonó el teléfono y era otra vez Milagros.

Se cortó, la llamé y le pregunto ¿qué pasó? Me imaginé en la cabeza que me iba a decir ‘mamá está muerta’. Pero me dijo ‘mama mató a papá, vení por favor, te necesito'”, relató María. La mujer contó que luego de eso ella llamó a otra de sus hermanas y a un remís para ir a la casa de Paola y que si bien Milagros les había pedido que llamaran a la policía, el llamado al 911 lo terminó haciendo la propia homicida desde la escena del crimen.

“Mi hermana llamó al 911, ella se entregó, ella no se va a escapar, por eso yo pido que la dejen para estar con sus hijos ahora, no se va a escapar”, afirmó entre lágrimas la hermana y tía de las detenidas. “Esa noche Paola tenía miedo de que él después de estar tirado ahí se levantara y la matara. Ella estaba con la impresión de que él se iba a levantar de nuevo y la iba a terminar matando”, relató. “Ella no lo quiso matar, lo tuvo que hacer para salvar a sus hijos y salvarse ella. Ella no lo quería matar, era ella o sus hijos”, cerró compungida.

(Crónica)

<