Saturday, June 15, 2019
Inicio Página 4

La policía federal baleada en Allen “quedará con una discapacidad”

0

Lo aseguró el esposo de la efectiva que recibió el disparo de un compañero. Cree que el policía que estaba a cargo del operativo cometió una negligencia. Sospecha que se intentó ocultar lo ocurrido.

“Ella intenta estar positiva, a veces cae en la realidad y se larga a llorar, porque estos asuntos arruinan la carrera”, expresó indignado el esposo de la mujer que integra la Policía Federal y que está internada tras recibir un escopetazo en la pierna izquierda por parte de un compañero en un operativo en Allen.

“El doctor le dijo que van a quedar secuelas, van a intentar que sean mínimas pero quedará con una discapacidad”, detalló a “Río Negro”.
En una charla con “Río Negro”, el hombre pudo contar el sufrimiento de su esposa. Pidió no ser identificado, y tampoco su esposa, por temor a represalias dentro de la Policía Federal hacia su esposa.

“Lo raro es que el mismo tipo al que se le escapó el disparo hizo las actuaciones y se comunicó con el juez, todo muy turbio”.

Aseguró el esposo de la oficial herida.

“Tiene una fractura de tibia-peroné, le van hacer una tibia nueva. El mayor riesgo es que se infecte la pierna, si eso pasa van a tener que amputarla”, informó.


El matrimonio es oriundo de Corrientes y está viviendo en Cipolletti desde hace dos meses. Durante 11 años no pudieron estar juntos por sus trabajos, pero hace poco él fue trasladado desde Buenos Aires a Neuquén. 
El hombre sospecha que desde la Policía Federal intentaron ocultar lo ocurrido y sostuvo una teoría del hecho, diferente a la que contó el uniformado que tenía el arma y que está siendo investigado por la Fiscalía. 
Para el esposo, el oficial inspector Juan Araoz (de cuya arma habría salido el disparo) cometió una negligencia.


El incidente ocurrió el 18 de mayo pasado en uno de los allanamientos que se realizaron en Allen en el marco de un operativo antidrogas.



“Araoz iba a cargo del operativo de droga que se hizo en Allen el mes pasado”, detalló.
El hombre señaló que cuando los uniformados fueron a una de las casas que allanaron, salió un perro Pit Bull chico y “Araoz efectuó un disparo con su escopeta al aire, sin avisar a sus compañeros como lo establece el reglamento” policial.


Una vez dentro de la vivienda, cuando estaban terminando el procedimiento y la situación estaba controlada, “él recargó de nuevo su escopeta. La dejó apoyada en la pared con el cañón para arriba justo al lado de donde estaba mi mujer”, relató.
Luego “el arma cayó al piso y por el golpe se disparó y el escopetazo dio en la pierna izquierda” de la joven.

LEE TAMBIÉN

Está delicada la policía federal que recibió un disparo de su compañero


“Ella perdió el equilibrio, intentó levantar la pierna pero esta quedó colgada como de un hilo. Le hicieron un torniquete y la llevaron al hospital”, dijo.

Para el esposo hubo varias irregularidades en la investigación por parte de la Policía Federal.
“Lo raro es que el mismo tipo al que se le escapó el disparo hizo las actuaciones y se comunicó con el juez, todo muy turbio”, expresó.
“Gracias a Dios el fiscal está investigando y nos trasmite la confianza de que no estamos tan solos”, agregó.

La mujer, que integra la División Antidrogas de Cipolletti, hace más de 20 días está internada en una clínica de Neuquén.
La primera hipótesis que trabaja el juez Hugo Greca se basa en que el tiro se efectuó de “forma accidental” y se sustenta en el relato del policía que es investigado. “El hombre habría usado el arma para ahuyentar a un perro Pit Bull que los quiso atacar. Luego acomodó en su espalda la escopeta y en ese movimiento salió un disparo para abajo que le pega en la pierna a la policía”, señaló el juez.

La semana pasada Gendarmería realizó un allanamiento en las instalaciones de la División Antidrogas y secuestraron la escopeta que usó el oficial.

Madre y alumno golpearon a un profesor porque lo habría desaprobado

0

Un nuevo episodio de violencia en la Escuela Secundaria N° 22 de San Carlos de la capital bonaerense. Un grupo de padres linchó a un docente de esa institución, al que acusaban de haber abusado de algunas alumnas. En abril un estudiante había ingresado armado al establecimiento.

Una mujer y su hijo golpearon este martes a un profesor de matemática en una escuela de La Plata, tras reprocharle que había desaprobado al estudiante.

El incidente ocurrió en la escuela número 22, ubicada en las calles 520 entre 139 y 140, de La Plata, donde la semana pasada, un grupo de madres también atacó a un docente al que acusaban de manosear a alumnas de 12 años.

El nuevo caso de agresión ocurrió durante esta jornada por la mañana, cuando una mujer se presentó en la escuela para pedir explicaciones a un docente sobre los motivos por los qué no aprobó al adolescente, que asiste al sexto año en ese establecimiento.

En momentos en que el profesor, identificado como Diego Copellio, mostraba a la madre el examen del estudiante y detallaba las respuestas erróneas, el estudiante le dio una trompada. Lejos de apaciguar el violento episodio, la madre del adolscente también participó de la golpiza.Alertados por los gritos, varios preceptores se acercaron y lograron rescatarlo.

El maestro denunció lo ocurrido en la comisaría local, donde se inició una causa por lesiones, en tanto las autoridades de la escuela dieron intervención a los inspectores educativos de la región.

El otro caso de violencia ocurrió la semana pasada, cuando al menos ocho madres esperaron la llegada de un docente de sus hijas de 12 años, quienes habían contado en sus hogares que el docente “les tocaba la cola al pasar junto a ellas” .

Ordenaron detener a maestra que zamarreó y quiso asfixiar a una beba

0

María Paula González está acusada por “lesiones graves” y “homicidio en grado de tentativa”. Además, el fiscal de la causa pidió imputar a la directora del jardín de infantes de La Plata por “omisión en los deberes de cuidado”. 

La justicia penal de La Plata ordenó este martes detener a la maestra del jardín maternal que zamarreó y quiso asfixiar a una beba de 4 meses en un jardín maternal de la capital bonaerense, según quedó registrado en las cámaras del establecimiento.

Se trata de María Paula González, quien trabajaba en el jardín Aventuras en Pañales, en las calles 40 entre 8 y 9 de La Plata, y a quien el juez de Garantías platense, Guillermo Atencio, ordenó detener por el delito de“homicidio en grado de tentativa”, confirmó una fuente judicial.

Además, el magistrado sugirió al fiscal penal que investiga la causa,Marcelo Romero, que “impute a la directiva del jardín por el delito de omisión en los deberes de cuidado”.

González trabajaba en el jardín Aventuras en Pañales, en La Plata (GoogleMaps).

El caso que se dio a conocer pocos días atrás tras su divulgación en redes sociales. Fue denunciado en octubre último cuando Carolina Penzi, la mamá de Pilar, de 4 meses, observó en el cuerpo de la beba moretones y hasta marcas de uñas.

Tras denunciarse el hecho en la fiscalía número 6 de La Plata se secuestraron las imágenes de las cámaras de vigilancia del jardín, donde se pudo constatar que la docente González zamarreaba a la beba, arrojaba de manera violenta a la niña al ´huevito´y cubría su rostro con una manta para sofocar los llantos.

En las últimas horas el fiscal Romero recaratuló la causa de “lesiones leves” a “homicidio en grado de tentativa”, y pidió la detención de la mujer, que fue finalmente consentida por el juez Atencio.

Su vida corre peligro y necesita urgente dadores de sangre

0

Pueden ser de cualquier grupo y factor. El hombre, de 71 años, se encuentra internado en el Hospital Alemán del barrio porteño de Recoleta.

August Remijsen tiene 71 años, está internado en el Hospítal Alemán y necesita urgente dadores de sangre de cualquier grupo y factor porque su vida corre peligro.

El hombre comenzó con malestar a mediados de abril, cuando viajó a Bélgica, su país de origen, por el fallecimiento de su madre. Allí contrajo una gripe que le desencadenó fiebre y dolor de garganta, pero en el hospital de Amberes no le brindaron la atención necesaria.

Remijsen voló hacia Argentina donde reside junto a su esposa, y totalmente debilitado, se internó en el reconocido centro de salud, ubicado en Pueyrredón 4640, de la Capital Federal.

“Él está medicado pero su situación es complicada. Quiero agradecer al nosocomio por el excelente profesionalismo, pero está sobreviviendo gracias a las transfusiones y las plaquetas. Por lo tanto, necesita dadores de manera urgente para el banco de sangre del Hospital Alemán”, explicó Gloria Beatriz Britez, su mujer.

Uno de los detenidos por la muerte del sacerdote se quiso suicidar

0

Así lo aseguró la madre de Roberto Javier Céspedes, quien confesó haber matado junto a su novio al sacerdote Guillermo Luquín. La mujer está “sorprendida y devastada” con la captura de su hijo.

La madre de Roberto Javier Céspedes (19), el joven que confesó en un video haber asesinado junto a su novio al diácono Guillermo Luquín, en Temperley, dijo este martes que su hijo nunca le había contado los supuestos abusos de los que fue víctima, pero confesó que tuvo varios intentos de suicidio que pudieron estar vinculados a esos ataques sexuales.

“Me entero (de los supuestos abusos sexuales) cuando veo el video, y dice que venía pasando desde los 14 años. Sacando conclusiones, quizá las varias veces que se ha intentado matar puede que haya sido por eso, pero la verdad nunca me lo había contado a mí”, dijo Edith, la madre de Céspedes, en declaraciones a Telefé.

La mujer dijo estar “sorprendida y devastada” con la detención de su hijo, pero aseguró que cree lo que dice en el video de confesión.

“Después del hecho vino a mi casa y me contó lo que había pasado, pero yo no lo creí capaz. No es una persona agresiva ni nada por el estilo. Lo tomé como un chiste, pero recién me di cuenta que era verdad después de que la policía vino a allanar mi casa y que tenía pruebas”, agregó.

Asesinan a balazos a matrimonio en Flores

0

El suceso se produjo en una vivienda de ese barrio porteño. El hombre fue hallado con una almohada en su cabeza y dos impactos en el cráneo. A su lado, la esposa, también muerta a tiros. Enorme consternación en el vecindario.

Un matrimonio fue salvajemente asesinado a balazos en ocasión de robo en su vivienda del barrio porteño de Flores. Los pesquisas hallaron al hombre con su cabeza tapada con una almohada y dos impactos en la cabeza, al tiempo que el cadáver de su mujer yacía a su lado, también con tiros. Los vecinos de la zona denunciaron una sucesión de episodios de inseguridad y clamaron por justicia: “esto no puede volver a pasar”.

El episodio se produjo a las 15.55 de este martes en una vivienda de la calle General Eugenio Garzón al 3500, cuando personal de la Policía de la Ciudad observó que el portón del inmueble se encontraba semiabierto.

En ese momento, el efectivo tocó el timbre para avisar a los moradores de la situación, pero nadie respondió. Según trascendió, un vecino le indicó que a una cuadra del lugar vivía la hija de este matrimonio, por lo que el uniformado se dirigió a ese inmueble y se puso en contacto con la familiar de las víctimas.

Una vez en el vivienda de Garzón, a pasos de su cruce con la calle Azul, el policía y con la autorizacion de la hija, ingresó a la finca y se topó con un cuadro dantesco: en el comedor,  un hombre identificado como Alfredo Antonio Chirino, yacía sin vida tendido en el piso, boca abajo, con un almohadón sobre su cabeza. El sujeto presentaba dos impactos de bala en su cabeza.

A su lado, en medio de un charco de sangre, estaba el cadáver de su esposa, de nombre Delia Speranza. El efectivo policial observó gran desorden en el interior de la vivienda, al tiempo que la hija del matrimonio asesinado contó que había importante cantidad de faltantes de valor.

La causa, caratulada “homicidio en ocasión de robo“, quedó a cargo de la fiscalía en lo Criminal y Correccional número 1, a cargo de la doctora Andrade Segura.

Cayó otro de los sujetos que ejecutó a gendarme en brutal robo callejero

0

Fue localizado en Cuartel V, tras un allanamiento. El asesinato había sido perpetuado el pasado 31 de mayo. 

Pesquisas de la comisaría 1ª de Moreno lograron detener, en la localidad bonaerense de Cuartel V, a uno de los integrantes de la peligrosa banda que, el 31 del mes pasado, asesinaron a balazos, en un asalto, a Pablo Quiroga, quien era efectivo de la Gendarmería Nacional.

El individuo, llamado Agustín Sebastián, de 18 años, resultó apresado en un allanamiento en una finca situada en Montes de Oca al 5500. Trascendió que el forajido se jactaba de tener, en su celular, una fotografía del arma reglamentaria de Quiroga, la cual le había sido enviada, por Whatsapp, por otro de los miembros de la banda, llamado Julio Rodrigo y que había perecido el mismo día, al ser baleado de manera accidental por un cómplice, en un robo, en José C. Paz.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Moreno y de la Superintendencia de Seguridad del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) de la Zona Oeste se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.

“El profesor de música tocaba a las nenas y la maestra de gimnasia a los nenes”

0
Al menos tres docentes de la institución fueron desvinculados de sus cargos.

Al menos trece alumnos de un jardín de infantes de Ituzaingó confirmaron los aberrantes abusos. Además, describieron cómo eran los “juegos sexuales” a los que obligaban a participar.

Los padres de al menos trece niños que asisten a un jardín de infantes de la localidad bonaerense de Ituzaingó denunciaron en la Justicia a un profesor de música y a una maestra de gimnasia por el presunto abuso de sus hijos. Al menos tres docentes de la institución fueron desvinculados de sus cargos.

Según información proporcionada por fuentes consultadas, una nena de 5 años que asiste al Jardín del Bosque 909, situado en la calle los Cardales al 37, reveló que en las clases solían participar de un juego “tipo pato ñato, que realmente era lengua ñato. Si perdían, tenían que chocar la lengua con sus compañeros”. La menor también aseguró haber visto al“profe Diego chocarse la lengua con la maestra de gimnasia”.

Además, la pequeña dio detalle de otro aberrante “juego sexual”“El profe sentaba a los nenes tipo indios y los tocaban por donde hacen pis. Ellos también tenían que tocarlo a él. También manoseó a las nenas y la profe de gimnasia a los nenes”. 

La causa por abuso sexual contra el profesor de música se inició a partir de una denuncia presentada el domingo en la Fiscalía 1 de esa localidad, a cargo de la fiscal Gabriela Millán, según confirmaron fuentes judiciales.

Al menos doce padres ya declararon en esa causa, cuyos hijos, la mayoría de sala de 5 años, les revelaron supuestos “juegos sexuales” que hacía el docente. Las fuentes agregaron que “se van a entrevistar a los menores para determinar que el delito se haya cometido”.

Luego de que el audio comenzara a circular, los padres comenzaron a hablar con sus hijos y se sumaron nuevos testimonios que ya suman trece pero estiman que puede haber más víctimas. Según la tía de uno de los niños, las autoridades del jardín apartaron del cargo al profesor de música y a dos docentes más de salas celeste y amarilla. 

“Ese profesor había sancionado a mi sobrino porque el nene le pegó una patada, pero cuando sus padres hablaron con él, el chico se negaba a hablar porque decía que ‘era un secreto’, hasta que les confesó que el profesor le había tocado la cola y los genitales y que cuando le había dicho a la maestra, ella le dijo que ‘eso no se decía, que estaba mal'”, contó este martes la tía de uno de los nenes. Además, la mujer relató que el nene de cinco años dijo que a los que se portaban mal “los apartaban para simular que les pegaban en la cola” pero abusaban de ellos“.

Sacerdote, mientras se masturbaba: “Mirá lo que podemos hacer por 5 mil pesos”

0

Damián, primo de Roberto Céspedes, uno de los detenidos que confesó lo ocurrido con Guillermo Luquin, relató el acoso que sufría su familiar por parte del religioso. Detalles reveladores.

La muerte del diácono Guillermo Luquin sigue sumando capítulos. Luego de la detención de los dos jóvenes que compartieron la fatídica noche con el religioso en su casa de Temperley, se conoció la confesión que uno de ellos realizó en un video. Se trata de Roberto Céspedes, quien conocía desde hacía tiempo a Guillermo, a tal punto de haberse sentido acosado por el religioso cuando era una adolescente. 

En diálogo con Crónica HDel primo de Céspedes, Damián, profundizó la historia de su familiar y agregó terribles detalles sobre la relación de Roberto y Guillermo. “Cuando Roberto tenía 14 años Guillermo lo seducía con plata. Mi primo vivía de manera humilde, y Guillermo le dijo a cambio de que no lo deje solo y que sea su compañero”, relató Damián.

“La primera vez que Guillermo le dio dinero fue para hacerse el DNI. Al tiempo lo contacta a mi primo por intermedio de una página de chicos gay y le dijo ‘¿te acordas que me debes dinero del DNI’?”, contó. “El le decía ‘yo estoy solo, tengo la pileta en casa nos podemos ir a cualquier lado
te puedo pagar un estudio”
, agregó.

En un pasaje del testimonio, y refiriéndose a la noche del crimen, Damián dijo que Leonel, pareja de Roberto, fue quien le dijo que lo acompañaría ese sábado “para que él no lo moleste más”. “‘Si el te quiere invitar decile que estás conmigo’ le dijo Leonel y cuando Roberto se lo dice al diácono, es ahí que Guillermo le dice a mi primo ‘no hay problema si yo lo quiero es hablar de Dios quiero que hagan las cosas bien'”.

Prosiguiendo su relato, Damián contó: “En un momento Roberto dice que va a traer la gaseosa de la cocina y cuando vuelve lo ve a Guillermo masturbándose y le dice mirá lo que podemos hacer por 5 mil pesos y si tu pareja se quiere sumar son 10 lucas”.

La confesión de un detenido por el crimen del sacerdote: “Me metió el dedo en la cola”

0

Antes de entregarse, Roberto Céspedes filmó un video en el cual contó detalles de lo que ocurrió la noche del asesinato. Además, explicó cómo y cuándo conoció a Guillermo Luquin, el religioso masacrado.

Uno de los dos jóvenes detenidos por el crimen de Guillermo Luquin, filmó un video relatando lo ocurrido la fatídica noche del sábado y también contando pormenores de cómo y cuándo conoció al diácono.

Se trata de Roberto Javier Céspedes, quien se entregó junto a su pareja, Leonel Iván Martínez, luego de confesar que ambos fueron invitados por Luquin para compartir una noche de charla, aunque la misma se convirtió en la última para el religioso.

En un primer momento, el jóven de ahora 18 años relató que Luquin lo acosaba desde que él tenía 15: “Cuando me iba para el colegio, el diácono se acercaba cada vez que yo salía de mi casa, acosándome, preguntándome si necesitaba algo, si quería ir a tomar un café, si quería que me saque del colegio… yo siempre le decía que no, pensando que me quería preguntar una dirección porque no suelo acercarme a coches que no conozco”.

Sobre el sábado, contó: “La noche del sábado el chabón me contactó por Telegram, nos invitó a que tuviéramos una charla con él, que tomemos una Coca, que comamos algo porque se sentía muy solo”. Sin embargo, en determinado momento,los invitó al cuarto: “Guillermo se estaba masturbando en la cama, con todo el cuerpo desnudo”.

Luego de rechazar tener sexo con el religioso, Céspedes relató: “empezó a forcejear conmigo, como para obligarme a tener relaciones con él, me empuja contra la cama, me baja el pantalón y me mete el dedo en la cola”. De ahí en más, la pelea entre los dos jóvenes y Guillermo terminó en la muerte del religioso.

Los detenidos quedaron alojados en la comisaría 8° de Villa Galicia para ser indagados en las próximas horas. La clave para identificar a los sospechosos fue una huella digital que los peritos de la Delegación Lomas de Zamora y Casos Especiales de la Superintendencia de Policía Científica levantaron de una de las dos copas de vidrio que fueron halladas en la mesa de la cocina junto a una gaseosa.

La confesión completa

“Hola, me llamo Roberto Javier Céspedes, hablo por el caso Luquin, de Guillermo, el diácono asesinado en Bombero Ariño 829. Esto empezó esto más o menos cuando yo tenía 15 años. Cuando me iba para el colegio, el diácono se acercaba cada vez que yo salía de mi casa, acosándome, preguntándome si necesitaba algo, si quería ir a tomar un café, si quería que me saque del colegio… yo siempre le decía que no, pensando que me quería preguntar una dirección porque no suelo acercarme a coches que no conozco”.

“El chabón seguía insistiendo en que quería tener algo conmigo, me pasó su número. Me dijo que se llamaba Guillermo, que trabajaba en el Banco Provincia, que si tenía alguna dudita o un trámite, que recurra a él. Me dijo que anote su número, a lo que yo le dije que no, que no necesitaba anotar su número, que realmente no me interesaba”.

“Esto lo hablo más que nada por si me quieren hundir, pero yo me estoy entregando voluntariamente a declarar, como corresponde, como toda persona que se tiene que hacer cargo de lo que hizo. La noche del sábado el chabón me contactó por Telegram, nos invitó a que tuviéramos una charla con él, que tomemos una Coca, que comamos algo porque se sentía muy solo”.

“Yo estaba con mi pareja, le conté a él que tenía novio, que tenía una pareja, que si en todo caso le molestaba que yo acudiera a la reunión, a la charla con él, a lo que me dijo que no, que no había ningún tipo de problema. Llegamos a eso de las 11.57 (de la noche), nos recibió Guillermo, abrió la puerta, entramos al living, nos ofreció una Coca, una gaseosa, tomamos, más que nada yo, mi pareja no tomó. Bueno, entré hablando, me preguntó cómo estábamos, cómo nos fue en la semana, ‘estamos bien’, le preguntamos a él como le fue y nos dijo que estaba bien”.

“Nos dijo que tenía unos cuadros en la habitación de él, que si los queríamos ver, le dijimos que sí, que no había ningún tipo de problema, mi novio va al baño y yo voy con él hacia la habitación, donde me muestra los cuadros. Bueno, mientras tanto la gaseosa quedó en la mesa, yo tomé, cuando mi novio se va al baño le digo ‘Guille, esperá acá, que voy a tomar más Coca’, me dice ‘bueno, dale'”.

“Cuando termino de tomar la Coca, me llevo la copa y la recuesto en la punta del mueble. Cuando estoy entrando a la habitación lo encuentro a Guillermo que se estaba masturbando en la cama, con todo el cuerpo desnudo, a lo cual le digo que lo que estaba haciendo era una falta de respeto, que no era lo acordado, porque nosotros habíamos acordado comer una pizza, tomar un café o una Coca y charlar”.

“Él más que nada nos quería meter en su religión, de diácono o no sé qué, nos quería llevar por esa parte… le dijimos que nos interesaba el tema, que nos interesaba saber de Dios, después de que le digo que lo que había hecho era una falta de respeto, que esto, que lo otro, se sintió ofendido y empezó a forcejear conmigo, como para obligarme a tener relaciones con él, me empuja contra la cama, me baja el pantalón y me mete el dedo en la cola”.

“Cuando me mete lo que es el dedo en la cola, sale mi novio del baño, porque escucha ruidos, estaba forcejeando conmigo Guillermo, él me quiso defender, empujándolo como para sacarlo de encima, no pudimos, a todo esto Guillermo tenía un cuchillo en la mano, él estaba posado encima mío, cuando voy a querer sacarle la cabeza, porque me quería chupar el cuello, el chabón me muerde (muestra el dedo índice de la mano derecha lastimado) lo ve mi novio, lo empujó, lo quiso sacar de encima mío, no pudimos”.

“Obviamente entre los dos lo tuvimos que sacar, él me quiso clavar un cuchillo, cuando se da vuelta para ver qué era lo que había pasado, que mi novio lo había empujado, para sacarlo de encima, ahí fue cuando forcejeamos con el cuchillo que tenía él. Él me lo quería clavar a mí, entonces yo lo tomé por la muñeca y con la misma mano de él, y mi mano sobre su puño, se lo llevé hacia el lado de la carótida. Obviamente hubo indicios de forcejeo y de lucha en la habitación, él obviamente para tratar de salvar su vida, obviamente que yo y mi novio para hacer lo mismo”.

“El chabón siempre sacando el tema de la religión, nos hacía preguntas sexuales como por ejemplo si nos gustaría un trío, si nos gustaría estar con una persona mayor de edad, mayor que nosotros, a lo que nosotros siempre contestábamos que no y evadíamos el tema con otro tema, como por ejemplo, qué sé yo, ‘cómo te va en tu trabajo’, que él nos había contado que trabajaba en el banco”.

“Pasó eso, nos retiramos, obviamente ensangrentados, yo me dirijo para el lado de mi casa, salí, la puerta con la llave del lado de adentro salimos por Bombero Ariño hacia Allemandri, de Allemandri a Zeballos, y de Cevallos a 14 de Julio para el lado de mi casa. Nos fuimos para mi casa, estábamos con miedo, no le queríamos contar a mi mamá, tuve que saltar el techo de mi casa, nos bañamos en mi casa, pasaron una hora o dos horas hasta que le contamos a mi mamá, mediante mi hermana nos ayudaron para hacer lo correcto que es esto, lo que estoy haciendo ahora”.

“Me voy a entregar a la Justicia, como corresponde, y a hacerme cargo de lo que sea, así que eso es todo. Estas son mis heridas, los signos de lucha, estas son mordeduras, raspaduras con el cuchillo, acá me mordió con los dientes, acá me quiso clavar el cuchillo también, no pudo, y bueno, eso”.

×

Seguinos en Facebook