Un exhibicionista ingresó a una clase virtual de zumba para niños en Bariloche

El hombre ingresó a la aplicación con el nombre de Martina. Una madre tomó una captura de la pantalla que se aportó en la denuncia ante la Policía Federal. Rescatan la importancia de que los adultos acompañen las clases virtuales de los niños.

En medio del aislamiento obligatorio, Patricia, una profesora de zumba, decidió convocar a sus pequeños alumnos a una clase virtual, a través de una aplicación llamada “Jitsi Meet”.

El encuentro virtual arrancó el jueves pasado a las 17, con unas siete alumnas de 5 a 15 años. En un momento, alguien se registró con el nombre “Martina” y si bien no se veía a nadie en cámara, una de las nenas señaló que “debía ser Antonella”.

A los pocos minutos del inicio de la clase, un cartel sorprendió a Patricia. Decía que “Martina la había sacado de la conversación”. De inmediato, alertó a los padres a través de un grupo de whats app pero ya era tarde demasiado tarde. En cuestión de segundos, apareció en pantalla la imagen de un hombre exhibiendo de su cintura para abajo mientras se masturbaba.

“Nos quedamos todos muy mal. Yo me sentía responsable pero esto es algo que está pasando”, reconoció la profesora que ayer radicó la denuncia en la Policía Federal.

Es importante que los adultos estén al lado de los chicos. Se están usando mucho estas dos aplicaciones y se corren muchísimos riesgos”.

Patricia, profesora de zumba

Todo comenzó días atrás. A raíz de la suspensión de las clases de zumba para chicos por la cuarentena obligatoria, a Patricia se le ocurrió probar con una clase virtual. Los padres aceptaron encantados la propuesta. “No quería hacerla por zoom justamente porque había leído lo que pasó en una clase universitaria. Una mamá me recomendó esta aplicación, la probamos y anduvo perfecto”, relató la mujer.

El jueves era la cita con los alumnos. Después de un saludo virtual, Patricia inició la clase. “De pronto, se suma una tal Martina. No se veía la cámara pero como andaba mal internet, supuse que ella me veía a mí. Pensamos que era Antonella porque la aplicación te permite poner nombres ficticios. No te pide registro”, explicó la mujer.

“En mitad de un tema -continuó-, me aparece que Martina me ha sacado de la conversación. Cuando veo que no podía ingresar, les digo rápidamente a los padres por whats app que se desconecten. Fueron unos segundos pero estaba el hombre masturbándose”.

Aseguró que una de las madres llegó a hacer una captura de la pantalla que lograron aportar a la denuncia. “Por suerte, la mayoría de los padres reaccionaron rápido. Eso es lo que queremos rescatar porque estas aplicaciones se van a seguir usando y van a seguir hackeando. Por eso, la importancia de que los adultos estén con los chicos”, destacó la profesora.

Un policía experto en delitos informáticos le explicó a Patricia que “en esa aplicación, cualquiera puede entrar a cualquier sala”. “A partir de ahora, tendremos que optar por hacer la clase en Facebook y que ellos no se vean o a través de un grupo de whats app ya que ampliarían el grupo de usuarios para las videollamadas”, aseguró.

911

Fuente: Diario RN