La pandemia abrió una oportunidad para la Ruta 22: obras con más ritmo

Menos circulación e inyección regular de fondos permitieron avanzar con la construcción de la autopista en los tramos Godoy-Cervantes y Fernández Oro-Cipolletti. Además, Vialidad dialoga con intendentes para destrabar las secciones paralizadas.

La crisis por la pandemia de covid-19 se transformó en oportunidad para la Ruta 22.

Las obras para transformar el principal camino del Alto Valle en una autopista tuvieron desde marzo un avance significativo en los tramos 2 y 5, que se extienden desde General Godoy hasta Cervantes y desde Fernández Oro hasta el acceso a Cipolletti.

Sumado a eso, las autoridades de Vialidad Nacional en la provincia iniciaron una serie de reuniones con los intendentes de Roca, Allen y Cervantes, para destrabar las secciones 3 y 4. La primera es la más controvertida del proyecto integral, por la oposición que hubo en Roca a los pasos elevados en los accesos. Y la segunda es la zona que jamás se puso en marcha dentro de los 100 kilómetros de renovación que se anunciaron allá por el 2006.

“En Buenos Aires ahora están entendiendo que las cosas de Río Negro hay que pensarlas en Río Negro”, resumió el titular del distrito de Vialidad en la provincia, Gustavo Casas.

En el tramo 5, el más tedioso para los valletanos durante los últimos años, el ritmo de tareas mejoró considerablemente.

Casualmente, la reactivación de la obra fue en sintonía con el inicio del aislamiento, tras varios meses de parate por falta de fondos.

La pandemia redujo considerablemente el flujo vehicular, que en tiempo de normalidad registraba alrededor de 70 mil vehículos diarios en el tramo que comprende entre Cipolletti y Fernández Oro.

En ese trayecto de 10 kilómetros está diseñado la construcción de dos puentes elevados y una importante obra a la altura de Puente 83, que es donde mayor actividad se ve en los últimos días. Se trata de una importante obra de ingeniera para ensanchar la calzada sobre el canal.  

La decisión del gobierno nacional de bajar las partidas presupuestarias a las firmas adjudicatarias fue clave para avanzar sobre los trabajos.

Además, la escasa circulación permitió mejorar el ritmo, aunque todo está supeditado a que Nación siga enviando los fondos pactados.

Se estima que uno de los puentes estará en condiciones de habilitarse antes de fin de año, mientras que para el otro habrá que esperar al primer semestre de 2021. Casas dijo ayer que la obra definitiva concluirá hacia agosto del 2022.

En el tramo el foco se puso en la obra que se realizan a la altura de Puente 83. Fuentes oficiales informaron que se están colocando divisores New Jersey en toda la extensión de la obra y que se realizan tareas de movimiento de suelo en colectoras.

“Se está ejecutando un canal de 2000 metros lineales de hormigón revestido que será fundamental, junto a la obra hidráulica de la alcantarilla del Puente 83, para mejorar la circulación del agua en épocas de riego en plena zona productiva del alto valle”, señalaron. Además, se están construyendo los muros de contención lateral sobre las estructuras de los primeros dos puentes para poder tenerlos finalizados y liberar su circulación antes de fin de año.

Los operarios están dispersos por todo el tramo agrupados en cuadrillas para avanzar sobre diferentes trabajos.

La última información oficial, de abril pasado, la obra estaba al 25 por ciento de su ejecución con cerca de 60 trabajadores afectados a la obra. Ahora hay alrededor de 100 obreros, pero no hay información oficial sobre la ejecución actual.

Más de una década

14 años se van a cumplir en noviembre desde que se licitó el primer tramo de la nueva Ruta 22, entre Chichinales y General Godoy.2.149millones de pesos es el presupuesto de la Sección 5. Comprende la construcción de dos puentes elevados, el ensanchamiento de la calzada y asfaltado entre Fernández Oro y Cipolletti.

La “predisposición” de Roca, Allen y Cervantes

“No vamos a cambiar todo, pero se puede mejorar mucho”, dijo con expectativas ayer el titular de Vialidad Nacional en Río Negro, Gustavo Casas.

Se refería a los tramos 3 y 4 del proyecto de autopista de la Ruta 22, que van desde el acceso este de Cervantes hasta el límite entre Allen y Fernández Oro.

Durante las últimas semanas, el distrito provincial se propuso iniciar una ronda de conversaciones con los intendentes de Cervantes, Roca y Allen, para poner en marcha nuevamente las obras en el sector más polémico de la traza.

“La idea es destrabar. Vamos de a poco, escuchándonos todos. Están muy predispuestos los municipios. Y hay buena sintonía en Buenos Aires, donde ahora están entendiendo que las cosas para Río Negro hay que pensarlas en Río Negro. Ya no es tan rígido como en otras épocas”, explicó Casas.

Además de los contactos políticos, Vialidad impulsó encuentros entre los equipos técnicos, para evaluar alternativas y hacer los ajustes posibles al proyecto original.

Lo que confirmó el funcionario es que se trabaja siempre sobre la idea de una autopista, para contener la mayor cantidad de circulación a mediano y largo plazo.

De todas maneras, Casas también advirtió que la región debería empezar a avanzar para construir otra ruta, alejada de los centros urbanos, para solucionar definitivamente los problemas de seguridad y fluidez que presenta la Ruta 22.

El acceso a General Godoy tiene la traza lista. Sólo faltan obras complementarias.

En el Alto Valle Este apuntan a terminar en un año

En el tramo comprendido entre Godoy y Cervantes, las obras de ampliación de la Ruta 22 mantienen avances significativos, y de los seis pasos elevados previstos en este tramo, tres ya están habilitados.

Desde el Distrito Río Negro de Vialidad Nacional estimaron ayer que toda la Sección 2 estará concluida en julio del 2021.

Entre los pasos terminados está el ubicado a la altura del paraje Los Tres Puentes, entre General Godoy e Ingeniero Huergo, que es el de mayor dimensión, con casi un kilómetro de extensión, y que fue habilitado en diciembre. También el que se encuentra a la altura de la escuela primaria rural 43 en el límite entre Huergo y Mainqué.

El paso elevado frente al ingreso principal de Ingeniero Huergo está habilitado, pero aún no se terminaron las obras en el lugar. Por caso, si bien hay bloques de hormigón denominados New Jersey para cerrar cruce de esta vía en la calle Hipólito Yrigoyen sobre el extremo este de la localidad, no se los construyó de manera definitiva.

A su vez la empresa Vial Agro está completando las obras de construcción de la calle colectora norte de la ruta, que incluye la colocación de hormigón entre el cordón cuneta sur de la colectora y la baranda de contención norte de la ruta.

Además, en este tramo, aunque ya se hizo parte de una obra complementaria acordada con el municipio de Huergo, resta completar el asfaltado de la calle Santiago del Estero, paralela a la colectora norte y la construcción de un bulevar central que separará el tráfico interno de Huergo del de la colectora y la ruta 22.

Por otra parte, una de las obras que tuvo avances significativos en los últimos meses fue el paso elevado de la ruta en el ingreso principal a Mainqué, donde solo resta completar algunos trabajos para dejarlo en condiciones de una próxima habilitación a la circulación.

En tanto se avanza en la construcción del sexto y último paso elevado, que está ubicado a tres kilómetros al este de Cervantes, donde ya se avanzó de manera significativa en los terraplenes de acceso al puente.

En cuanto a la ampliación a cuatro carriles, el tramo de poco más de 20 kilómetros está terminado casi en su totalidad, incluyendo las calles colectoras norte y sur.

El tramo 6, sin definiciones

El tramo 6 de la obra, que abarca desde Isla Jordán hasta la intersección de Ruta 151 y la rotonda del tercer puente todavía no tiene definiciones. Está confirmado, así se resolvió en la última gestión, que se hará por la barda. Sin embargo, no hay avances sobre el proyecto ejecutivo. El año pasado se especulaba con tener el proyecto ejecutivo este año, pero las contingencias que disparó la pandemia retrasaron la iniciativa.

El exintendente de Cipolletti, Aníbal Tortoriello, reflotó durante su gestión un viejo proyecto para desviar la ruta por la barda. Además de su afinidad política con el gobierno de turno, al exjefe comunal le favoreció que en ese momento no se habían iniciado los trabajos en este tramo. Lo presentó a principios de 2017. En ese momento Vialidad Nacional se encontraba en la elaboración del proyecto ejecutivo.

El boceto del municipio sirvió de hoja de ruta, pero aún no está definido exactamente por dónde irá la traza. En principio habrá un desvío por Fernández Oro y saldrá algunos metros al oeste de la rotonda de la Ruta Nacional 151 que va al tercer puente. El proyecto propone un camino de 25 kilómetros que conectará, por la meseta, a Fernández Oro con la RN 151 y luego con el tercer puente. Quienes diseñaron los planos aseguran que esta obra “protege” a Cipolletti de posibles inundaciones. El plano original tiene dos salidas de evacuación por calles Mengelle y Naciones Unidas.

El objetivo principal es evitar la congestión que una obra de este tipo demandaría en el acceso a Cipolletti y la conexión con los puentes carreteros. Sobre la calzada actual, de la 22, solo se harían un ensanchamiento. 

Fuente: Diario RN