Plottier: murió un niño e investigan si consumió dióxido de cloro

Tenía 5 años. Los familiares revelaron al personal médico que el chico ingirió esa sustancia. Por la noche estarán los resultados de la autopsia.

Un niño de 5 años ingresó esta madrugada sin signos vitales a la guardia externa del hospital de Plottier. Durante la entrevista que realizó el médico de turno a sus familiares surgió que había tomado dióxido de cloro, un producto que se promociona para el tratamiento del covid-19 y que la ANMAT no recomienda.

Su horario de entrada fue a las 0.20. Tuvo un paro cardiorespiratorio y pese a las maniobras de reanimación no hubo respuestas y falleció a la 1.15.

El jefe de Atención Médica que está momentáneamente a cargo de la dirección del centro de salud, Rafael Palomino, explicó a RÍO NEGRO que todavía no está confirmada la causa de la muerte pese al antecedente de la entrevista.

“No podemos asegurar que esté relacionado directamente con la causa de la muerte, pero sí es un antecedente importante. Porque el dióxido de cloro es tóxico tanto a nivel renal, como cardíaco, para la sangre, digestivo”, aseguró Palomino.

El especialista detalló que el paciente “llegó muerto de la casa, así que se lo caratula como muerte dudosa. Por eso se le da aviso a la policía y la justicia interviene en ese caso para una futura autopsia”.

El cuerpo fue trasladado para la realización de la autopsia, cuyos resultados estarán hoy por la noche.

Palomino detalló que se le realizó el hisopado para determinar si tenía coronavirus, se tomaron muestras de sangre y muestras congeladas de plasma.

El niño no tenía antecedentes previos de enfermedades, según lo que transmitió la familia a los especialistas.

Palomino dijo que el médico le transmitió que la ingesta del dióxido de cloro no habría sido accidental y que aparentemente fue suministrada por sus padres.

El titular del nosocomio aseguró que es la primera vez que sucede algo así, y recomendó a la población que no se debe tomar el dióxido de cloro para prevenir el coronavrus, sobretodo para los niños y niñas.

El dióxido de cloro no está aprobado por la ANMAT y no está recomendada su ingesta por el Ministerio de Salud. De hecho en el último comunicado disponible las autoridades sanitarias advierten que “la ingesta de dióxido de cloro y el clorito de sodio reaccionan rápidamente en los tejidos humanos y si se ingieren, pueden causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales.”

“No está autorizado y es peligroso”

El Ministerio de Salud de la Nación salió a recordar que la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, “no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte del Ministerio para su comercialización y uso”.
Agregó que “la ingesta de dióxido de cloro puede causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.
Subrayo que, en caso de síntomas compatibles con el COVID-19, las personas “no deben automedicarse” y tienen que comunicarlo al sistema sanitario de su respectiva localidad para su correcta atención.

Alerta de la Sociedad de Pediatría

Al conocerse la muerte del niño y la posibilidad de que se haya intoxicado por consumo de dióxido de cloro, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) alertó a la población del peligro de la utilización de este producto para la prevención y/o tratamiento de la enfermedad por SARS /COV2.

La ingestión de este producto no ha demostrado efectos preventivos ni terapéuticos en dicha enfermedad. Su utilidad se limita al uso como desinfectante ambiental en determinadas diluciones del mismo, pero no debe ser ingerido por el ser humano”, advierte la entidad.

Agrega que “se han reportado serias complicaciones respiratorias, digestivas, hepáticas, renales y hematológicas ante su ingestión. Además, el menor peso de los niños en relación a los adultos y la inmadurez de su metabolismo aumenta el riesgo cuanto menor es su edad”.

La Sociedad Argentina de Pediatría enfatizó la importancia de la “utilización de productos medicinales producidos bajo guías de buenas prácticas de manufactura de medicamentos, y aprobados por las autoridades sanitarias competentes”.

Asimismo, repudió “la utilización inescrupulosa del dióxido de cloro por parte de presuntos profesionales de la salud, que ante la angustia y la incertidumbre de las familias en estos momentos de pandemia por un agente infeccioso nuevo, sin terapéuticas curativas farmacológicas, recomiendan sustancias no solamente ineficaces, sino además con reconocidos efectos tóxicos”.

Fuente: Diario RN