Familia de Solange analiza demandar a la provincia de Córdoba

“Me hubiese gustado abrazar a mi hija con vida”, dijo Pablo Musse, poco después de arribar a Córdoba a darle el último adiós a su hija Solange, murió de cáncer.

Pablo Musse pudo llegar a Córdoba y darle el último adiós a su hija Solange, a la que no pudo ver antes de que muriera cuando la Policía le impidió el paso a la provincia cuando viajaba desde Neuquén. El hombre dijo que le hubiese gustado abrazarla “con vida, no en un cajón” y señaló que evaluará, junto a su abogado, una demanda al Gobierno cordobés.

“La gente hasta el último suspiro tiene sus derechos”, remarcó el hombre sobre el pedido público que hizo su hija de 35 años antes de morir en la capital cordobesa. Ella escribió una carta donde pidió solicitó abrazar a su padre a sabiendas de que estaba por morir. Esas palabras fueron utilizadas en una campaña que se hizo viral en Twitter.

El abogado del padre, Martín Diego Barbará, informó que en la presentación realizada se calificó como ilegal y arbitraria la decisión de las autoridades de Córdoba al no permitirle el ingreso al hombre que reside en Plottier. En el escrito, el abogado plantea “que hacemos reserva por los daños y perjuicios ocasionados por tal conducta”.

En declaraciones a La Voz del Interior, Barbará dijo que estudiará con el padre y la familia una demanda ante la Justicia contra el gobierno provincial. Por su parte, Musse dijo: “calculo que si, lo tengo que hablar con mi abogado. Pero no va a queda así”.

“Me hubiese gustado abrazar a mi hija con vida, no en un cajón”, manifestó Musse. Al respecto al pedido que había hecho desde la cama donde recibía tratamiento Solange, señaló: “No alcancé a cumplir el deseo de mi hija que era abrazarla y estar con ella”.

“Amaba el mar y la nieve”

recordó Pablo de su hija Solange

Musse recordó que “no me lo voy a olvidar las dos cosas que me dijo: eso y las bendiciones que me dio la noche antes de partir”. Y agregó que “para nosotros es tarde, pero para que sirva para otros”.

Insistió en que su hija batalló “hasta el último suspiro. Sol era una persona maravillosa y luchadora”, recordó.

Musse emprendió el 15 de agosto un viaje en su automóvil para ver a Solange, pero al llegar a la localidad cordobesa de Huinca Renancó, en el límite con La Pampa, un operativo sanitario y policial le impidió el ingreso porque, según los agentes, no les constaba que tuviera un hisopado negativo de coronavirus. El hombre fue obligado a regresar a Neuquén escoltado por varios patrulleros policiale. El hisopado, se conoció después, efectivamente dio negativo.

Su hija sufrió una descompensación el viernes por la mañana, fue derivada al sanatorio Allende, de la ciudad de Córdoba, donde murió a poco de ingresar.

El viernes, para que el hombre y su cuñada Paola Oviedo pudieran transitar desde Neuquén e ingresar a Córdoba sin inconvenientes, el juez federal Ricardo Bustos Fierro emitió una resolución que los habilitó a circular por las rutas provinciales y nacionales de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Córdoba.

Fuente: LMNeuquén