Avanza en la Legislatura una ley para humanizar las despedidas

Se unificaron tres proyectos para permitir la asistencia a funerales y las visitas a los pacientes terminales. Debe respetarse un protocolo específico.

A las restricciones sanitarias y el incremento de los fallecimientos por la pandemia de coronavirus se suma otra compleja realidad: la imposibilidad para muchos familiares y amigos de darles un último adiós a sus seres queridos, que mueren por Covid-19 o por otras afecciones. En ese marco, desde la Legislatura neuquina se trabaja en un proyecto protocolo humanizado que busca garantizar las despedidas a las personas fallecidas, pero sin descuidar la salud.

El paradigmático caso Solange planteó una necesidad que estaba latente desde el inicio de la pandemia. Las restricciones sanitarias imponían cupos máximos en la presencia en funerales y, en muchos casos, impedían las visitas a las personas contagiadas de coronavirus que estaban en una fase terminal. Así, muchas personas atravesaban sus últimos días de vida en la más completa soledad.

Tanto necesidad de compañía para el último tramo de la vida como el consuelo que ofrecen las despedidas a aquellos que pierden a un ser querido motivaron la redacción de tres proyectos en la Legislatura, dos de ley y uno de declaración. Las propuestas, presentadas por Juntos por el Cambio y la Democracia Cristiana, buscaban imponer un protocolo humanizado para garantizar el acompañamiento de enfermos en fases terminales y el último adiós para las víctimas de una afección fatal.

El diputado Javier Rivero, del Movimiento Popular Neuquino, estuvo a cargo de la unificación de los tres proyectos para elaborar una síntesis que fue tratada en la Comisión de Desarrollo Social y Humano. “Este proyecto surge de la iniciativa de distintos bloques que, prácticamente al mismo tiempo y con distintas aproximaciones, perseguían el objetivo de dar solución a una de las necesidades humanas más esenciales, como es poder despedirnos de nuestros seres queridos en sus últimos momentos y, del otro lado de esta triste realidad, el permitir que el paciente pueda ser acompañado”, señaló el legislador.

Gentileza

Para el tratamiento de la propuesta, se contó con la presencia de referentes del comité de Bioética del Ministerio de Salud de Neuquén, que presentaron una guía de trabajo para garantizar el acompañamiento de los pacientes o las víctimas fatales sin descuidar el cuidado para evitar contagios.

Te puede interesar:

Entre otras pautas, se busca priorizar el acompañamiento a las personas despiertas o no sedadas, y aquellas que tengan un mal pronóstico para el futuro. También se incluye a los niños, a las personas con problemas cognitivos, las mujeres gestantes en etapa de puerperio y a los que se encuentran situación de dependencia. El protocolo propone realizar, siempre que sea posible, el acompañamiento mediante video llamadas u otros medios tecnológicos, y se desaconseja que estos acompañantes sean personas con factores de riesgo. A su vez, se exigirá que quienes visiten al hospital no presenten síntomas compatibles con Covid-19 y que cumplan todas las medidas sanitarias vigentes.

Rivero aclaró que existen leyes de protección al derecho de los pacientes pero “ante la incertidumbre y el miedo dentro de los centros de salud no se lograron aplicar” y agregó que la ley podrá dar claridad al procedimiento “acatando siempre el criterio médico”. En ese sentido, este proyecto busca garantizar esos derechos en un contexto de pandemia.

El proyecto, que abarca tanto al sistema público de salud como al privado, establece las normas y las medidas de bioseguridad y prevención que deberá cumplir el acompañante para proteger al paciente, a sí mismo y a otros familiares, al personal de salud, y al resto de la población. También incluye formas de comunicación como lo relacionado al tránsito y la movilidad interjurisdiccional.

El Ministerio de Salud de la provincia será la autoridad de aplicación para los protocolos que permitan el acompañamiento de los pacientes terminales, mientras que cada Municipio deberá elaborar las regulaciones para garantizar la presencia de seres queridos en ritos funerarios, siempre adecuándose al respeto del distanciamiento social y las exigencias sanitarias.

Fuente: LMNeuquén