Sin controles, pocos cumplen las nuevas medidas en Neuquén

A los cruces por los operativos entre Provincia y los municipios se sumó el cansancio de la gente. Mañana se cumple una semana de las restricciones instaladas por el gobernador Omar Gutiérrez.

Las últimas restricciones para evitar la propagación de los contagios cumplirán mañana una semana. En la previa puede confirmarse que no se cumplieron ni se hicieron cumplir. El cansancio del encierro, una actividad económica en crisis y las idas y vueltas (con presiones incluidas) para detener un virus del que poco se conoce, generó divisiones en la sociedad neuquina, en el arco político, en el mundo de los negocios y en vida cotidiana de los vecinos.

A la baja presencia de controles, a la que se le animaron los neuquinos, se le sumó el silencio oficial. El gobernador Omar Gutiérrez, el intendente de la capital, Mariano Gaido, diputados y concejales propios y ajenos, se guardan de hablar.

Los responsables de los Ejecutivos, toman decisiones, pero esconden explicaciones y opiniones. Ni Gutiérrez ni Gaido respondieron a las consultas de RÍO NEGRO sobre la marcha de las nuevas restricciones y su efectividad.

Cuando se disparó el número de nuevos casos de covid-19, con luz roja principalmente en la ciudad de Neuquén, fue necesario barajar y dar de nuevo. Ya estaban habilitados todos los rubros comerciales, los bares y restaurantes volvieron a recibir comensales, se activaron nuevas salidas recreativas y los deportes. Todo parecía encaminarse hacia cierta normalidad y los ánimos fueron calmándose. Pero los números no acompañaron, se incrementaron los nuevos contagios y la cifra de fallecidos.

Fue entonces que el gobernador Gutiérrez lanzó nuevas restricciones para la circulación y la actividad comercial para las siete localidades donde existe circulación comunitaria. La decisión, inconsulta, según las versiones en off de récord, acrecentó la grieta que separa al círculo íntimo del gobernador con los intendentes y otro dirigentes oficialistas.

Mientras el Colegio Médico y varios profesionales, de manera particular, recomendaban y pedían volver a fase 1 para descomprimir un sistema de Salud colapsado, solo tres de las siete ciudades, se adhirieron a las nuevas disposiciones: Centenario, Zapala y Neuquén capital. En este caso, sin embargo, todo parece indicar que no se realizarán controles para evitar violaciones a la norma. Eso dicen desde el sector de los comerciantes.

El Ejecutivo local prefirió en todo momento guardar silencio público. Sin embargo, sugieren que parte de los controles que deben realizarse son responsabilidad de Provincia. Desde la administración no descartan no tener los recursos para hacerlo.

Hace días surgió un grupo de autoconvocados que no cerró sus puertas y le reclama desafiante al gobierno que se vaya olvidando de la cuarentena. A este grupo se sumó mucha gente, sobre todo los más jóvenes que, hartos del encierro o por cualquier otra razón, salen a la calle cuando no deben, organizan reuniones en lugares cerrados o dejan el tapaboca en sus hogares.

La semana pasada, los integrantes de la comisión vecinal del barrio Progreso, solicitaron mayores controles policiales y municipales porque percibían una gran cantidad de personas que circulaban por las calles, aún fuera de los horarios de funcionamiento de los comercios. “Vemos muchos chicos circulando de noche, claramente no están saliendo a comprar alimentos”, relató el presidente de la vecinal, Marcelo Paliacura.

La contracara de estas situaciones son los grupos de vecinos que resolvieron continuar con las medidas sanitarias dispuestas para evitar la propagación del coronavirus.

El gobernador Gutiérrez parece encontrarse en una encerrona y a eso puede deberse su silencio. Está en medio de presiones: cumplió con el pedido del sistema de Salud, pero en los hechos la falta de controles parece anticipar el fracaso de la medida.

Pese a que se proponga no pensar bajo la dicotomía apertura o cierre, no aparecen otras alternativas.

El sector empresario y una parte del político son los que principalmente no le dan respiro y presionan para mantener las aperturas. El paquete de medidas se extenderá por una semana más: ¿Podrá realizarse una evaluación seria sino se aplicaron los esfuerzos necesarios? ¿Cuál es el paso siguiente si los contagios no bajan?

El balneario Río Grande lució casi como si fuese verano. Foto: Oscar Livera.

Te puede interesar:

¿Qué está vigente?

Hasta el 25 de octubre rigen las disposiciones que el gobierno de la Provincia lanzó para las ciudades con transmisión comunitaria.

Para Neuquén, Centenario, Plottier, Senillosa, Cutral Co, Plaza Huincul y Zapala, ciudades con transmisión comunitaria del covid-19, rige la fase de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO).

Se mantienen las salidas por terminación de DNI para realizar las compras en mercados de cercanía y sin utilizar vehículos a motor.

Las salidas deportivas se realizan solo los viernes y sábados y de acuerdo a la terminación del DNI.

Los domingos solo se puede salir caminando o en bicicleta.

El decreto vigente establece que los comercios de rubros no esenciales no podrán abrir, pero sí están habilitados para realizar envíos a domicilio.

El sector gastronómico quedó habilitado para realizar entrega en puerta o delivery.

El Municipio de Neuquén instaló puntos de sanitización en el acceso a los balnearios. Foto: Oscar Livera.

Concientización en la calle

Se vino un veranito el fin de semana y el municipio que conduce Mariano Gaido dispuso de un gran operativo de concientización en los principales espacios públicos de la ciudad, para prevenir la propagación del coronavirus.

El programa abarcará parques, plazoletas, balnearios, plazas y cuanto espacio público tienda a reunir grupos de personas.

Desde la municipalidad informaron que el operativo se realizó con un total de 430 agentes municipales que se ubicaron en 71 puntos estratégicos de la ciudad, con el objetivo de difundir recomendaciones sencillas que apuntan a la prevención y concientización sobre el correcto uso del tapaboca, el distanciamiento social entre las personas y sobre el uso de alcohol en gel.

Cada uno de los agentes municipales contó con un sanitizante con el que desinfectó las manos de cada uno de los vecinos y vecinas que llegaban a los espacios abiertos. Además se entregaron cubrebocas de un solo uso a quienes que no tenían o el suyo se encontraba deteriorado, según informaron desde el Ejecutivo local.

Los “preventores” recorrieron el Parque Central, el parque de la Diversidad, las plazas del centro capitalino, Parque Norte, las plazoletas frente al Concejo Deliberante y la costa del río Limay, con balnearios y Paseo de la Costa.

También estuvieron presentes en las plazas de los barrios Cumelén y Huiliches, en la plaza Unión de Mayo, en el barrio Z1 , en las plazoletas de avenida Argentina y de avenida Olascoaga, en el CAM y en todo el área radial y en el Parque Lineal del arroyo Durán , entre otros lugares públicos.

Fuente: Diario RN