Vuelve la misión del Fondo con un reclamo de mayor ajuste fiscal

Llegará el martes a Buenos Aires para avanzar en las negociaciones sobre un nuevo acuerdo por la deuda. En el ministerio de Economía admiten que habrá una mayor exigencia en materia de reducción del déficit, por debajo del 4,5% previsto para 2021.

El próximo martes arribará una nueva misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), la cual adquiere una gran importancia, porque en esta visita se espera plantear algunos de los principales lineamientos que conformarán un nuevo acuerdo con el organismo, y se estima que se le exigirá a la Argentina un mayor esfuerzo de la reducción del elevado déficit fiscal.

Según admitieron fuentes del Gobierno, el FMI comenzó a exigir un mayor esfuerzo fiscal, con lo cual es casi un hecho que la Economía tendrá que modificar la pauta de desequilibrio de las cuentas públicas contemplada para el próximo año.

Precisamente, el Presupuesto 2021 contempla un nivel de déficit del 4,5 por ciento pero según admitieron fuentes del Ministerio de Economía de la Nación la exigencia del organismo multilateral será que la proyección de desequilibrio se ubique por debajo del 4%.

Hay que considerar que este año, producto de la pandemia y de una caída récord del PBI que oscilará entre el 11 y 12 por ciento, el déficit de las cuentas públicas está estimado entre el 7 y 8 por ciento del producto.

Sobre este tema, Jorge Vasconcelos, director del IERAL, instituto de la Fundación Mediterránea, consideró que para “cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional la pauta de déficit debería ubicarse por debajo del 4%”.

Con este panorama, algunos especialistas coinciden en que hubo algunas señales positivas por parte de la gestión del ministro de Economía Martín Guzmán para encauzar la política fiscal y monetaria, después del desborde que implicaron algunas medidas adoptadas por la urgencia de la pandemia pero que la situación del país tampoco daba margen como para mantenerlas en el tiempo.

“Para cerrar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional la pauta de déficit debería ubicarse por debajo del 4%”.

Jorge Vasconcelos
Economista IERAL

Entre esas medidas que resaltan diversos economistas está la decisión del ministro Guzmán de frenar la emisión monetaria, de prescindir de los adelantos transitorios del Banco Central y de promover una mayor conducta fiscal, al impulsar una cierta reducción en los subsidios económicos.

“Guzmán viene dando señales en cuanto al objetivo de un menor nivel de déficit y reducción de la asistencia de adelantos transitorios del BCRA a  Tesorería, pero igualmente no se aclara nada con relación a las utilidades del Central”, resaltó Vasconcelos.

Para el economista del IERAL una señal positiva es que se quiera suplantar emisión monetaria con colocaciones de títulos, pero advierte que se debe corregir en forma importante la evolución fiscal para que el aumento de la deuda no genere un problema mayor de aquí a 15 o 18 meses.

“Se ha visto una aceleración importante del endeudamiento en estos últimos tiempos. Es más, la deuda representa ya 17 puntos del PBI en este momento”, recalcó.

Esa aceleración en la colocación de deuda es la que está llevando a cabo Economía para reducir el nivel de emisión monetaria, pagar vencimientos y a la vez ofrecer instrumentos financieros con el fin de quitarle presión al tipo de cambio.

Sobre este último punto, fuentes gubernamentales admitieron que en la semana pasada hubo conversaciones entre funcionarios de Economía y técnicos del FMI, quienes se mostraron muy preocupados por un nivel de brecha cambiaria superior al 130 por ciento.

Ese será otro de los temas que el Gobierno abordará con la misión del FMI que llega el martes, encabezada por la subdirectora del Departamento Hemisferio Occidental, Julie Koczak y el jefe de misión, el economista venezolano Luis Cubbedu.

Quienes conocen en detalle el accionar interno del Fondo Monetario admiten que Guzmán cuenta con un fuerte respaldo de la titular del organismo, Kristalina Georgieva, pero también recalcan que el directorio de la entidad está comenzando a presionar para que “Argentina comience hacer los deberes y busque un programa de consolidación fiscal que permita cumplir con los vencimientos”.

Sin dudas que el objetivo primordial del Fondo Monetario a esta altura es asegurarle a la Argentina las herramientas para que comience a cancelar su deuda récord de 44 mil millones de dólares tomada por el gobierno anterior.

Según admitieron en Gobierno, el objetivo será trazar un acuerdo de facilidades extendidas, con un plazo superior a los cinco años para poder cancelar semejante monto, pero a la vez obtener “algo” de fondos frescos para reforzar las alicaídas reservas monetarias del BCRA, las cuales mostraron una caída de 296 millones de dólares el último jueves.

Fuente: Diario RN