Por la falta de gas, Nación formará una mesa técnica de operación

22

La menor producción de gas local y la falta de importaciones ocasionó un desbalance en el sistema nacional que estuvo cerca de llevar a cortes. El grupo especial comenzará a funcionar la semana que viene.

Si bien el invierno aún no llegó y las temperaturas son templadas, el sistema nacional de gas ya acusó recibo de la fuerte caída en la producción nacional y llevó a que junto a otros factores en esta semana se registrara un complicado desbalance en las redes troncales del país que estuvo cerca de derivar en cortes de suministro.

Es por esto que el interventor del Enargas, Federico Bernal, solicitó a la secretaría de Energía de la Nación y a los organismos vinculados al servicio como la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), el Ente Nacional Regulador de la Energía Eléctrica (ENRE) y a Ieasa (la ex Enarsa) que se forme un comité de operación de demanda y oferta de gas para analizar cómo tratar de eludir los cortes.

La primera nota enviada por Bernal llegó a los despachos del ministro de Economía, Martín Guzmán, y del secretario de Energía, Darío Martínez, el jueves. En tanto que en función de las respuestas obtenidas se remitió hoy una segunda nota, esta vez convocando a la primera reunión de lo que ahora se denomina Mesa Técnica de Oferta y Demanda del Gas.

La cita está prevista el próximo miércoles 14 a las 10 de la mañana en la sede de la Secretaría de Energía de la Nación.

Esta no será la primera mesa del gas de invierno que se crea, ya que por ejemplo el año pasado se formó un grupo similar para coordinar las necesidades energéticas del país.

Qué sucedió

Entre fines de marzo y los primeros días de esta semana se registró lo que se denomina una “pérdida del line pack del sistema de transporte”. Esta pérdida es un desbalance que se registra en la presión interna de las redes troncales a raíz de que hay un oferta de gas insuficiente.

Dicho de otro modo, la producción que se inyectó en las redes fue menor a la que se consumió de parte de los usuarios, causando un desequilibrio que debió ser corregido, por medio de maniobras de prevención por parte de las transportistas de gas, TGS y TGN.

Este desbalance se debió por un lado al incremento de la demanda de gas del país, en especial en el sector industrial que en esta misma fecha del año pasado tenía la gran mayoría de sus instalaciones cerradas por tratarse de las primeras y más estrictas semanas de la cuarentena obligatoria.

Este repunte del consumo, en más de 10 millones de metros cúbicos por día, choca no solo con la menor producción nacional que aún no logra ser reactivada por el Plan Gas Ar, sino también con el hecho de que solo se registra la importación de gas desde Bolivia.

Si bien los despachos de Yacimientos Petrolíferos Bolivianos (YPFB) están por encima de lo pautado por la adenda actual -entre 17 y 18 millones de metros cúbicos por día- el buque regasificador de Escobar no está operando e incluso no se encuentra en el muelle ya que se espera el dragado del canal de acceso.

Pero a su vez, durante la semana pasada hubo una serie de irregularidades que potenciaron el desbalance. Según se supo, dos revendedores de gas habría utilizado más fluido del que disponían, generando así un desequilibrio en las redes nacionales.

Pero además del gas en sí, en la mesa técnica se convocó a autoridades del ENRE para tener en cuenta también la coyuntura del sistema eléctrico en donde no solo se sabe que se contará con menos gas para la generación térmica, sino que se atraviesa un complicado escenario de sequías en la generación hidroeléctrica y además está previsto que salga de funcionamiento para mantenimiento la Central Nuclear Embalse.

Fuente: Diario RN