Alberto Fernández echó a Matías Kulfas por sembrar sospechas sobre los K: asume Daniel Scioli

Crisis en el Gobierno: el Presidente pierde a otro ministro de confianza. Kulfas cuestionó a funcionarios de La Cámpora por la licitación del gasoducto Néstor Kirchner. Cristina salió a cruzarlo duro y Alberto le pidió la renuncia. Scioli lo reemplazará.

El enojo de Cristina Fernández expresado ayer a través de un tuit fue más que suficiente. La paz de la siesta del sábado, luego del acercamiento en el acto de YPF, se hizo trizas. El presidente Alberto Fernández se vio obligado a echar de su gobierno al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

¿La causa? Kulfas le hizo frente a CFK y a los funcionarios de La Cámpora denunciándolos por presuntas irregularidades en la licitación de los caños del gasoducto Néstor Kirchner. Demasiado para Alberto Fernández, que el viernes había obtenido la foto de Cristina tomándolo de la mano luego de meses de silencio. El gesto de unidad que tanto anhelaba. A media tarde de ayer le pidió que renuncie al cargo de ministro de Desarrollo Productivo.

Anoche se confirmó que Daniel Scioli, actual embajador en Brasil y ex candidato presidencial, será el reemplazante. El exgobernador bonaerense estaba cómodo en Brasil desde 2020 y su trabajo era destacado hasta por opositores. Llegó a recomponer las relaciones con la gestión de Jair Bolsonaro, después de una elevada tensión política con Fernández. En medio de la polémica con Cristina, el Presidente lo llamó y le pidió que se quede en Buenos Aires, a donde había venido para el acto de YPF. Tiene el aval de los tres sectores internos del FdT: el cristinismo, el albertismo y el de Sergio Massa.

Es el cambio N°12 que Fernández hace en el equipo de 32 funcionarios que presentó el 7 de diciembre de 2019 en Puerto Madero. El 40% de aquellos ya no está en su puesto original, sin contar con el lamentable fallecimiento de Mario Meoni en abril de 2021.

Todos los removidos están identificados como “albertistas”. El Presidente nunca echó a un ministro que responda a Cristina.

Confío en la integridad moral y en la idoneidad de quienes llevan adelante la licitación del Gasoducto Néstor Kirchner”.

Alberto Fernández, Presidente de la Nación.

El despido .- Fernández y Cristina no se hablan desde el 1 de marzo. El gobierno está políticamente roto. No hay tregua. Tras semanas de guerra fría, ayer estalló otro fuego cruzado que terminó con una baja para el jefe de Estado: Kulfas, uno de los funcionarios de su mayor confianza.

En 2018, cuando a Fernández ni pensaba en ser candidato a Presidente, se juntaba con Kulfas a hablar del país y de música. Comparten una pasión: la guitarra. El ahora ex funcionario le ha enseñado al Presidente sus gustos por Jimi Hendrix, David Gilmour y Jimi Page.

Su acercamiento se dio por medio del Grupo Callao, el think tank que armaron en 2018 jóvenes economistas y politólogos con el padrinazgo de quien hasta ese momento era conocido como el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner y crítico de Cristina. La mesa la ocupaban Santiago Cafiero, Miguel Cuberos, Guillermo Chávez, Todesca Bocco y Miguel Peirano. Hasta mayo de 2019, se lamentaban ante una eventual candidatura de Cristina. El 19 de ese mes, ella lo anunció a Alberto y en Callao se cayeron de espaldas. Había sido en octubre de 2018 cuando el propio Fernández acercó a Kulfas al grupo.

Kulfas fue quien le dio forma a la política económica de la cual hablaba Fernández en dialecto rudimentario por su formación como abogado penalista. Y hasta ofició de vocero para defenderlo cuando hasta los propios cascoteaban.

Ahora quedan otros funcionarios muy cercanos al Presidente a los que el kirchnerismo tiene en la mira: Martín Guzmán, ministro de Economía; Claudio Moroni, ministro de Trabajo; y Miguel Pesce, titular del Banco Central.

El viernes les llegó a periodistas de Infobae y La Nación un texto sin firma. Era un off the record que respondía al pedido que Cristina le había hecho a Fernández en el acto de YPF para que “use la lapicera”, es decir, que gobierne como ella quiere. Aunque sin dar nombres, ese off contempla una denuncia grave contra la empresa Energía Argentina, conducida por Agustín Geréz, quien es integrante de La Cámpora.

La denuncia señala que Geréz y otros funcionarios de la secretaría de Energía, entre los que está Basualdo, “fijaron las condiciones para darle la construcción de las cañerías del gasoducto de Vaca Muerta a Techint”. “Los que no usaron la lapicera como corresponde fueron los funcionarios de IEASA (designados por Cristina). Ellos armaron un pliego de licitación a la medida de Techint y de la chapa que el grupo fabrica en Brasil, de 33 milímetros de espesor. Si hubieran puesto 31 milímetros, como son los gasoductos en Europa, se podría haber provisto caños desde otra firma que produce en Villa Constitución (Laminados industriales SA)”, dice el texto.

Y también señala que las válvulas para el gasoducto fueron adjudicadas a una empresa importadora cuando había una local que ofrecía “condiciones similares”, incumpliendo así la ley de Compre Nacional. “En definitiva, los que están usando incorrectamente la lapicera son los funcionarios de Cristina”, concluye el texto.

“Muy injusto y, sobre todo, muy doloroso que este tipo de ataques lo ejecuten funcionarios del propio gobierno del Frente de Todos”.

“Lo peor de todo: sin dar la cara, en off, mintiendo y usando a los periodistas. Con errores y aciertos, siempre hablé y actué de frente”.

Cristina Kirchner, vicepresidenta de la Nación.
La plácida tarde del sábado estalló tras un tuit de Cristina. Y se instaló el ruido político.

Hasta que llegó Guzmán, fue su referente en economía


Unas pocas semanas atrás el Presidente Alberto Fernández había ordenado a sus ministros -entre ellos Kulfas- que respondieran a cada una de las críticas que llegaban de las filas de La Cámpora .

Pero tras el acercamiento del viernes con el acto por los 100 años de YPF, Alberto busca superar por un rato la confrontación con CFK. Y pidió que le dieran “ aire” a la foto en que se los ve juntos tomados de la mano. Como haciendo las paces.

Es por eso que sacrificó a Kulfas, en aras de la reconciliación con Cristina. El economista lo acompañaba desde antes de que fuera designado candidato presidencial, en el Grupo Callao, y luego se instaló en su comando de campaña. Hasta que irrumpió Martín Guzmán en el Frente de Todos , y se convirtió en el principal referente en materia económica.

Cristina Kirchner tenía en la mira a Kulfas desde hace mucho tiempo, ya que enfrentaba a uno de los suyos, Roberto Feletti, en la acción por el control de precios. Incluso, relató en su discurso en Chaco, que fue Kulfas quien le dijo a un economista de su confianza que no insistiera con planes de control de precios -para hacerle frente a la inflación- porque el Gobierno se proponía hacer las cosas de otra manera.

Junto a Cecilia Todesca, Kulfas encarnó hasta ayer el pensamiento económico del Presidente.

Quien dejó en claro que pretende mantenerse al margen de la interna es Sergio Massa, que le dio la espalda al acto de YPF, en el que Cristina regañó a Alberto.


Agustín Rossi jefe de espías, en medio de la interna


Agustín Rossi asumirá en la Agencia de Inteligencia.

Alberto Fernández comunicó ayer el cierre de la gestión de Cristina Caamaño al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y anunció que el organismo “volverá a funcionar regularmente”. Para ello, tal como se adelantó ayer, el propio Presidente de la Nación anunció que propondrá a Agustín Rossi para ocupar el cargo como jefe de los espías.

Vale recordar que Caamaño, hasta el lunes, está como interventora del organismo desde diciembre de 2019 pero nunca fue nombrada como titular; cada seis meses se dictaba un decreto que prorrogaba por 6 meses su mandato.

“El día lunes concluye la intervención dispuesta en la Agencia Federal de Inteligencia. Cristina Caamaño llevó adelante el organismo con notable esfuerzo y honestidad. Con ella pusimos fin a los ‘sótanos de la democracia’. Mi eterna gratitud por su trabajo y su compromiso”, señaló el mandatario en el inicio de un pequeño hilo publicado en su cuenta oficial en Twitter. A continuación, afirmó: “Concluida la intervención, la AFI volverá a funcionar regularmente”. Y posteriormente, adelantó: “Agustín Rossi estará a cargo del organismo y requeriremos el acuerdo del Senado de la Nación. De ese modo volverá a sumarse al gobierno nacional aportando toda su experiencia y honestidad”.

Fuente: Diario RN