No irá a la cárcel el joven que mató al perro Byron en Roca

La Justicia fijó una pena de cuatro meses de prisión en suspenso, además de dos años de reglas de conducta. El joven había sido declarado responsable por “actos de crueldad animal”.

Se fijó la pena que deberá cumplir el joven que asesinó al perro Byron. Marcos Jahir Abdala (22), quien ya había sido hallado penalmente responsable del delito de «actos de crueldad animal», afrontará una pena de cuatro meses de prisión en suspenso y recurrir a controles en el patronato de presos y liberados. Además, tendrá que asistir a capacitaciones sobre maltrato animal.

El hecho, por el cual Abdala resultó imputado y culpable, se registró el 21 de septiembre del año pasado. El proceso judicial que tuvo que atravesar el joven, estuvo ligado a la responsabilidad de dar muerte violenta a un perro de raza Terranova, Byron, en medio de la vía pública.

Según se comprobó, Abdala llegó al estrado producto de haberle propiciado una fuerte patada en el abdomen del animal que desencadenó un desgarro en el hígado.

Después de tres audiencias de debate oral y público, que tuvo la intervención de 17 testigos, el juez unipersonal Maximiliano Camarda fue favorable al planteo de la fiscalía y la querella, ya que lo declaró penalmente por ser el responsable de actos de crueldad animal. La causa se enmarcó en la Ley de Maltrato Animal N° 14.346.

En medio del juicio, el propio condenado había reconocido la patada, pero alegó que su intención había sido alejarlo ante el susto por las circunstancias en las que el perro de gran porte se había abalanzado sobre el pequeño perro que paseaba con él, su pareja y una amiga.

Sin embargo, Camarda calificó la acción del joven como «desmedida, violenta y a todas luces, dañina». También, mencionó la falta del cuidador de Byron respecto a la infracción a la ordenanza de tenencia responsable de mascotas ya que el can circulaba suelto en la vía pública, pero aseguró que no es fundamento para la acción del imputado.

«No me cabe duda de que Byron murió por la patada propiciada en el abdomen», aseguró el juez, en su sentencia, la que posteriormente le provocó un desgarro y hemorragia interna, que lo hizo fallecer en un minuto.

En la última audiencia, los pedidos de pena habían sido distintos entre las partes. El fiscal Romero había pedido que el hombre sea condenado a una pena de siete meses de prisión en suspenso y dos años de reglas de conducta, incluyendo capacitaciones de maltrato animal (20 horas acreditadas).

La querella, a cargo de las abogadas Pamela Rodríguez, Noelia Barainca y Julia Busqueta pidieron la pena máxima, correspondiente a un año de prisión y que sea de cumplimiento «efectivo». Adhirieron a las capacitaciones y demandaron una suma de 20 mil pesos en concepto de reparación simbólica para la «memoria colectiva». 

En cuanto a la defensa, el abogado Miguel Salomón solicitó una pena de 15 días de prisión en suspenso y se expresaron en desacuerdo con el «curso de capacitación», ya que «no hubo intención de matar». Además, planteó que la cuestión monetaria no podrá cumplirse ya que Abdala es «económicamente insolvente”.

Por consiguiente, el juez Camarda resolvió fijar una pena de cuatro meses de prisión en suspenso, el sometimiento a controles -cada dos meses- del patronato de presos y liberados de Roca. Además, tendrá que realizar la capacitación sobre maltrato animal que determine el juzgado de Ejecución.

Fuente: Diario RN