En Neuquén se roban hasta los medidores de agua de las casas

En los últimos 45 días, el EPAS registró 25 robos de los medidores en distintos barrios de la capital provincial. Es algo novedoso y confiaron que no se pueden revender.

Los ladrones se reinventan día a día para continuar en la senda delictiva y en ese camino, buscan siempre nuevos objetivos que robar. En esta oportunidad, los medidores de agua se convirtieron en un nuevo blanco y en un dolor de cabeza para los vecinos que sufren este tipo de delito. Es que reponerlos les demanda más de 30 mil pesos.

En los últimos 45 días, el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) recibió más de 25 denuncias de robo de medidores de agua en distintos puntos de Neuquén capital. La mayor cantidad se registró en los barrios Huilliches, Canal V y San Lorenzo, tal confirmó el organismo.

Si bien comenzó como algo inusual, como un robo aislado, Rodríguez aseguró que las denuncias se volvieron más recurrentes y han habido noches donde se registraron hasta cuatro robos de medidores de agua.

“Es algo que requiere su logística previa, estimamos nosotros, porque no todos los domicilios tienen medidor”, indicó el gerente y también se refirió a que en la capital provincial hay cerca de 3000 medidores, que se colocan dentro de un gabinete reglamentario. “En muchos casos, hemos visto es que han arrancado el gabinete”, detalló.

“Es una nueva modalidad, algo inédito para nosotros”, sostuvo Esteban Rodríguez, gerente del EPAS en declaraciones a Telefé Neuquén.

Consultado sobre la posible utilización del medidor sustraído, Rodríguez estimó que la llave de vereda es de bronce, por lo que es un material que puede ser revendido. Sin embargo, respecto al equipo de medición confió que “no tendría un sentido de reventa porque no se puede volver a utilizar”.

Al respecto, contó que cuando el EPAS habilita un medidor, el consumidor compra el equipo con una factura y garantía a nombre de esa persona y así cada medidor queda debidamente habilitado. Una vez que el vecino adquiere el equipo, el organismo provincial es el encargado de la instalación.

Es por ello, que el robo de los medidores se convierte en un dolor de cabeza para los usuarios de la red de agua potable, porque deben reembolsar “entre 30 y 40 mil pesos por el equipo” e incluso se puede elevar el costo, si se rompió algo más del sistema.

“Estamos tratando de ver que se puede implementar. Es difícil poner un candado en los gabinetes y como es algo nuevo para nosotros, estamos viendo algunas alternativas”, expresó el gerente Rodríguez.

Fuente: LMNeuquén